Ir al contenido principal

GALLETAS DE CHOCOLATE SÚPER FÁCILES (o galletas Navideñas "tardías")



Otra de las cosas que más le gusta a S es cocinar. Estas navidades le prometí que haríamos galletas navideñas con forma de estrella, pero como nuestras navidades han sido un poco accidentadas/improvisadas, no nos ha dado tiempo. Así que nos hemos puesto nostálgicos y las hemos hecho hoy ¿por qué no? (si todavía no hemos quitado ni la decoración de casa XD).

En casa cocina papá porque la verdad es que yo soy pésima... pero estas galletas son tan fáciles que hasta yo me animo a supervisar a S (porque la idea es que las haga él, claro) aunque reconozco que... ¡me falta paciencia para la cocina! En varios momentos he tenido que calmarme y es más, en varios momentos S ha tenido que calmarme... Es lo que hay, tenemos que querernos como somos y yo no soy buena cocinera :)

La receta que utilizamos es de Nigella Lawson y la hemos cogido de Directo al Paladar, aunque hemos matizado/modificado algunas partes para que nos salga la forma de estrellas y el proceso de mezclar sea más sencillo para S, así que os pongo aquí la receta final y os cuento cómo ha sido todo el (desquiciante)proceso de elaboración.

¡Ahí vamos!

Galletas de Chocolate Paso a Paso:

Necesitamos:
  • 250g de mantequilla a temperatura ambiente (muy importante).
  • 125g de azúcar.
  • 30g de cacao en polvo (usamos el de Mercadona).
  • 300g de harina de trigo (usamos harina de repostería).
  • 5g de levadura química.
Mi recomendación es que peséis los ingredientes lo primero de todo y los vayáis poniendo en cuencos pequeños para que los niños solo tengan que preocuparse de echarlos en el bol grande. 

En cuanto a los utensilios, necesitaremos:
  • Un cuenco grande (tipo ensalada)
  • Unas varillas o un tenedor para mezclar (las varillas quedan genial en las fotos pero nosotros al final nos acabamos apañando con el tenedor)
  • Cuchara para echar los ingredientes.
  • Tres hojas de papel vegetal o de horno.
  • Un rodillo (mejor el de la plastilina). 
  • Moldes de galletas/plastilina.
Una vez que tenemos todo preparado comenzamos con el proceso:
  • En el bol grande echamos la mantequilla a trozos pequeños. Nosotros hemos usado una cuchara sopera e íbamos vaciando el tarro (veréis que es un tarro entero, así que ya empieza a ponerse a prueba mi paciencia). Por eso es importante que esté a temperatura ambiente. 
  • Después, hemos metido el bol 15 segundos en el microondas para que se derritiera más la mantequilla y pudiéramos hacer más fácilmente el siguiente paso. 
  • Echamos el azúcar y mezclamos por completo.
  • Echamos el cacao y mezclamos de nuevo.
  • Turno de la levadura, mezclamos.
  • Añadimos la harina en tres tandas. Si es necesario, después de la primera tanda metemos de nuevo el bol en el microondas para que se vuelva a ablandar la mantequilla y sea más fácil conseguir una mezcla homogénea. 

  • Cuando ya hemos mezclado bien todo, extendemos una lámina de papel vegetal en la mesa y echamos sobre ella la masa con una cuchara (otra prueba de paciencia, el truco está en respirar cuando salgan disparadas las miguitas de masa por la cocina). 
  • Encima ponemos otra lámina de papel vegetal y aplastamos y extendemos la masa, al principio con la palma de las manos y al final con el rodillo, hasta que nos quede un grosor de un centímetro aproximadamente. 

  • Levantamos la lámina de papel vegetal y cortamos las galletas con los moldes. Esta ha sido la parte más estresante de todas porque teníamos el horno precalentando (hacía mucho calor) y se ha despertado R de la siesta... pero S lo ha resuelto genial él solito mientras yo sujetaba a R que está obsesionada con poner las manos en el horno encendido. 
  • Cubrimos la bandeja de horno con la otra lámina de papel y vamos colocando las galletas un poco separadas unas de otras. 
  • Si es necesario volvemos a alisar la masa y seguimos haciendo galletas. Si ya tenemos suficientes, se puede guardar la masa en un cuenco en la nevera y hacer otra hornada en un par de días. 
  • Horneamos 12-14 minutos a 180º.

¡Y listo!!! Hay que dejar que se enfríen antes de comerlas... Y aquí es donde se pone a prueba la paciencia de S y no la mía.

No son las galletas más sanísimas del mundo, eso está claro, pero para alguna ocasión especial... nosotros no podemos resistirnos. Están bue-ní-si-mas. De verdad.

¡Actualización 2020!

Y bueno, podría parecer que esto es todo... Peeero, como la idea es que los peques tengan la mayor autonomía posible, el año pasado les preparé una secuencia con la receta para que puedan seguirla ellos solitos (con la supervisión de un adulto, claro está). Así, este año ellos han preparado los ingredientes, (como S ya conoce bastante bien las cifras, los ha pesado él mismo) ellos son los que han ido diciendo los pasos que había que hacer y yo solo me he encargado de supervisar, del horno (por supuesto) y de ayudarles con lo que me han ido pidiendo.

Diré además que hoy estoy especialmente orgullosa de mis niños. Os contaré más sobre hoy porque han sido muchísimos los logros, pero en lo que se refiere a las galletas me ha encantado ver cómo han colaborado en todo momento, no hemos tenido ni un solo conflicto en la cocina (además es una norma de la cocina: peleas fuera) y ya os digo que ocasiones han tenido... Pero no, se han puesto de acuerdo de manera respetuosa y han mostrado en todo momento una actitud muy cooperativa. Se nota también que son un año más mayores...

Y además me ha sorprendido de nuevo su paciencia mientras recortábamos las formas de las galletitas cuando estaban deseando hincarles el diente. ¡De verdad que estos peques son increíbles si les dejamos!

Y eso es todo. Os dejo unas fotitos de su minilibro de recetas, como ellos dicen. Esperamos que disfrutéis de estas galletas tanto como nosotros. ¡Contadnos en comentarios si las hacéis!






¡No te pierdas nada!

Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
y en Facebook @conSdeMama
Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable

Comentarios

Entradas populares de este blog

ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

DIY CASCO DE ASTRONAUTA

¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende