Ir al contenido principal

BIZCOCHO FÁCIL DE YOGUR: S "ESCRIBE" SU PRIMERA RECETA



Hoy os enseño esta receta tan fácil para hacer con los peques. Fue la Receta de San Valentín que preparamos para J este año... sí, mejor tarde que nunca... pero es que, como podéis leer en el título, ha marcado un "hito" en nuestras vidas 😂.

La receta en sí no tiene mucho misterio (como todas mis recetas 😂) porque lo de cocinar ya sabéis que no es lo mío, así que tengo que tirar de las más facilonas que encuentro... Por eso creo que es perfecta para que la hagan los peques prácticamente solos.

Además, en esta ocasión, preparé el librito de la receta dejando huecos para que S, que ya va controlando la escritura de cifras numéricas, escribiera él mismo las cantidades de cada ingrediente mientras yo "las miraba en Internet"... ¡No os imagináis lo motivadísimo que estaba! Tanto que luego a la hora de hacer el bizcocho seguía con un subidón de energía tal... que creo que habría sido mejor escribir la receta un día y cocinar al siguiente 😁 (así que tomo nota para las próximas). 

Y es que no hay nada como poder aplicar lo que sabes en algo útil... Ese es el verdadero aprendizaje significativo, porque ¿de qué sirve hacer fichas y fichas de caligrafía de cifras numéricas si luego no me resulta útil o no puedo aplicarlo en mi día a día?

Os cuento cómo fue todo el proceso y os dejo al final el PDF con la receta para imprimir y plastificar por si queréis hacerlo con vuestros peques. 

1. Escribiendo la receta

Lo primero que hice fue preparar la receta en PDF e imprimirla con los huecos para que S pudiera escribir las cantidades. 


Una vez preparada le pedí ayuda a S: "¿Te gustaría ayudarme a escribir las cantidades de esta receta?" A S le encantó la idea así que nos pusimos manos a la obra. Yo iba mirando las cantidades en esta receta de Internet y le iba diciendo: "Necesitamos un yogur de limón" y él escribía el 1 en el Yogur de limón, "tres huevos" y escribía el 3 en los huevos...

Si dudaba con alguna de las cifras usaba sus Cifras de Lija Montessori para repasar el trazo con el dedo y poder pasarlo después al papel. ¡Estaba tan concentrado en la tarea que daba gusto verle!


Como no podíamos ni queríamos dejar a R de lado, preparé otra copia para ella y literalmente R me dijo: "no sé dibujar números pero sé dibujar caritas", y caritas que dibujó. Efectivamente R no sabe escribir aún las cifras numéricas pero las reconoce todas del 1 al 9 gracias también a las Cifras de Lija y a estar todo el día con S... ¡beneficios de trabajar con peques de distintas edades juntos!


S se motivó tanto que quería más. Así que preparé la segunda parte de la receta: El paso a paso. Cambiamos de color, para diferenciarlo de los ingredientes, y fue escribiendo cuál era el paso número 1, el número 2, el 3... 

Fue todo un acierto porque es verdad que, como podéis observar en las fotos, las cifras del 1 al 4 las tiene súper dominadas, pero las siguientes tiene menos ocasiones para trabajarlas, así que se observan "cosas muy típicas" y maravillosas como:
  • Un caracolillo al final del 5
  • El 6 y el 7 en espejo
  • Parones en el rotulador (puntos gordos) cuando dudaba en el trazo y miraba la lija
  • Y un 8 un poco confuso

¿Me preocupa? En absoluto. Igual que ha aprendido a escribir perfectamente del 1 al 4, aprenderá a escribir los demás, pero a su ritmo, porque aquí no tenemos prisa 😊


2. Preparando los ingredientes y haciendo el paso a paso

Cuando ya teníamos todo escrito el propio S cogió su hoja y se puso a preparar los ingredientes según las cantidades que había puesto en la receta. A saber:

Ingredientes

  • Un Yogur de limón (o natural)
  • 1 vaso de yogur de azúcar (si no sois muy de azúcar podéis echar menos o no echar)
  • 4 vasos de harina
  • 1 vaso de aceite
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura



Luego llegó el turno de los pasos. Que son:

Paso a paso

  • Precalentamos el horno.
  • En un bol echamos los 3 huevos, el yogur y el azúcar.
  • Batimos bien (si sale espumita mejor, pero mis hij@s se cansaron antes y quedó rico igualmente).
  • Echamos la harina y la levadura.
  • Batimos
  • Echamos el aceite
  • Batimos
  • Preparamos el molde con un poco de papel vegetal para que no se pegue y echamos la masa en el molde.
  • Lo horneamos 35 minutos a 180 grados. 
  • Dejamos enfriar y ¡listo!


La medida de esta receta es muy fácil porque es el vasito del yogur, así que fuimos mirando las hojas y haciendo los pasos en orden. Eso sí, como os decía, S estaba tan motivado que echaba un huevo y salía corriendo pasillo arriba y pasillo abajo antes de hacer el siguiente paso... Yo se lo permito (respirando mucho) porque sé que necesita descargar esa energía extra para poder seguir con su actividad. 


Ellos mismos abrieron el Yogur y lo echaron en el cuenco, cascaron los huevos y los batieron, removieron todo, echaron el azúcar en el vaso... Y disfrutaron muchísimo... Es una gozada verlos cuando están tan metidos en su actividad, tienen autonomía suficiente para hacerla por ellos mismos y la libertad necesaria para confundirse y rectificar (por ejemplo, si se cae una cuchara de harina la aspiramos y punto, si cae un trozo de cáscara de huevo en el cuenco, lo pescamos y listo... sin mayor problema, porque realmente, no lo hay). 

Reconozco que otras veces me he "estresado más" pero esta vez estuvimos los tres muy conectados (será porque yo también estaba motivadísima con cómo estaba saliendo la cosa). Además fueron repartiendo entre ellos los turnos para ir haciendo cada cosa sin apenas conflictos (no siempre sale "así de bien", insisto). 


3. Y ¡a comer!

Y después de un largo rato de espera... por fin llegó papá del cole (y nosotros de la calle, para evitar tentaciones 😂) y pudimos disfrutar de nuestro bizcocho con forma de corazón de San Valentín hecho al 90% por ellos (yo supervisé, manejé el horno y puse las letras).


Seguro que sois conscientes de la satisfacción que produce ser capaz de hacer algo y que encima dé buen resultado (sobre todo en la cocina), pues imaginad cómo se sentían de orgullosos S y R después de haber conseguido hacer el bizcocho casi de principio a fin... ¡Solo había que ver su cara mientras se lo comían! Porque además, estaba buenísimo. 


Por último, plastificamos la receta, recortamos los cuadraditos y los unimos con una anilla a modo de librito para poder hacer el bizcocho de nuevo cuando queramos. 

¡Y eso es todo! Aquí os dejo el PDF para imprimir:


¿Os animáis a cocinar esta receta con vuestros peques? ¿Creéis que es importante darles oportunidades para contribuir con lo que saben hacer? ¡Os leo aquí y en redes sociales!


¡No te pierdas nada!

Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
y en Facebook @conSdeMama
Suscríbete al blog y deja tu correo para que te lleguen todas las novedades
Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable




Comentarios

Entradas populares de este blog

ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

DIY CASCO DE ASTRONAUTA

¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende