Ir al contenido principal

MADRES SIN CULPA


Qué bonita quedaba mi entrada de Septiembre, y qué bonita la declaración de intenciones que llevaba escrita... 

A lo largo de estos casi cuatro años de casada he tenido que asumir (o al menos intentarlo, porque a veces me sigue costando asumirlo) que muchas veces iba a ocurrir esto: puedo planear algo e intentar con todas mis fuerzas llevarlo a cabo, pero al final... la realidad se impone. 

Y desde que me convertí en madre, la realidad no es que se imponga, es que arrasa con mis planes. Y cuando eso pasa, encima, me invade la culpa. Que si soy una madre pésima, que si tengo que dejar de hacer esto así, o cambio o no lo consigo, eso es porque no tenemos unos horarios, esta casa es un desmadre, estos niños me toman el pelo, soy un desastre absoluto, nunca voy a cambiar, estoy desperdiciando el tiempo, días tirados a la basura, otra vez que comienzo algo y no consigo llevarlo a cabo... ¿A alguien más le suena? 

Bien, pues creo que gracias en gran parte a mi marido, que es un apoyo fundamental para mí, estoy aprendiendo a VIVIR SIN CULPA (sobre todo cuando esa culpa es infundada). 

¿Que un día puedo levantarme de madrugada y sacar un rato para trabajar mientras todos duermen (primera foto)? Perfecto, pero... ¿que otro día me despierto y son las 10 de la mañana (segunda foto)? Pues genial también, CERO CULPA (o eso intento, aunque como os digo mi marido se encarga de recordármelo cuando lo necesito). 

Además cero culpa y cero justificaciones absurdas, ¿a quién le importa si hemos pasado mala noche, si no ha sido mala noche pero simplemente mi cuerpo no me ha respondido o si he decidido darme el lujo (porque sí, eso es un verdadero lujo) de despertarme con mis niños y jugar con ellos un buen rato en la cama? A nadie, y por tanto, yo debería ser la primera en ser más indulgente conmigo misma (en realidad ahí está el verdadero reto).

No he conseguido cumplir con la planificación que me propuse en septiembre, y no es cuestión de machacarse por ello, sino de asumir que NO PASA NADA, que estoy dando todo lo que puedo a mi familia, no lo mejor, ni lo que quiero, ni lo que me gustaría en mi mundo ideal y perfecto... sino sencillamente, lo que puedo, y que quizá como dicen por ahí, no hay que cambiar la meta, sino el camino para llegar a ella. 

No lo he conseguido, no tenemos un horario estricto, no saco todos los días tiempo para trabajar, no tengo la casa impoluta ni muchísimo menos, no puedo preparar todos los materiales y actividades que me gustaría para mis hijos, no puedo ir a hacer muchos recados que debería hacer, no veo avanzar mucho mi lista de pendientes, no saco todo el tiempo que "debería" para mí misma, ni para mi marido, ni para mis hijos, ni para mi familia, ni para mis amig@s, no puedo jugar todo lo que les gustaría a mis hijos, no soy una experta en RRSS ni mucho menos, no soy todo lo ecofriendly que me había propuesto, no comemos todo lo sano que supuestamente deberíamos, no...

Pero, somos felices. Si me relajo, si nos relajamos, si echamos a la culpa fuera de casa y asumimos la realidad con todas sus circunstancias... somos muy felices los cuatro. 

Porque cuando "sea mayor" quiero acordarme de los días en que S me despertaba con un "¿qué tal has dormido mamá?", o con un "¡bolloooo!" de los que casi te rompen las costillas, o con un "buenos días presiosita" dirigiéndose a su hermana. Quiero acordarme del calorcito de bebé, del olor a bebé recién despertado, de sus manitas, de sus ojitos, de sus caras sonrientes al vernos juntos y de las mañanas jugando en la cama hasta las 11, sí, hasta las 11 (no más porque ya el hambre empieza a apretarnos...)

Y sobre todo, lo que más quiero es que ellos se acuerden y sonrían. 

Así que, Mamá, por favor, cero culpas y millones de sonrisas.


¡No te pierdas nada!

Suscríbete al blog y deja tu correo para que te lleguen todas las novedades
Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
y en Facebook @conSdeMama
Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable

Comentarios

Entradas populares de este blog

ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

DIY CASCO DE ASTRONAUTA

¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende