Ir al contenido principal

TRASVASES MONTESSORI EN CASA: CÓMO HEMOS EMPEZADO (PARTE II)


Como sé que os estáis muriendo de ganas por empezar a hacer trasvases este fin de semana... no os hago esperar más esta segunda parte para que podáis ponerlo en práctica cuanto antes 😉 (aquí la primera)


Cómo hemos empezado con los trasvases

Secuencia:

Al principio empezamos por los trasvases de grano grueso (garbanzos) y las jarritas con pico, y a medida que iban adquiriendo destreza en cada trasvase, íbamos cambiando los recipientes. Después hemos ido introduciendo grano fino (lentejas en nuestro caso).

No está de más recordar, aunque lo dijimos ya en la primera parte, que tenemos que estar presentes (intentando no intervenir) durante esta actividad, y vigilar bien de cerca que los niños no se metan ningún garbanzo/lenteja en la boca.

En cuanto a la secuencia, tened en cuenta que solo es un ejemplo... ¡seguid a vuestros peques y ellos os dirán cuándo introducir variaciones en la actividad! Además... variaciones hay muchas... ¡imaginación al poder! La nuestra, ha sido esta:



Las bandejitas y otros materiales:

Una de las cosas más geniales de los trasvases es que con dos recipientes y algo para trasvasar de uno a otro... ¡ya podemos divertirnos! 

No obstante, si queremos hacerlo más "a conciencia" podemos buscar materiales más específicos (que aún así siguen siendo comunes y asequibles) como recipientes exactamente iguales, de cristal (para favorecer el control del error característico de una actividad Montessori), pequeñitos para que se adapten a sus manitas... En mi caso mi gran aliado ha sido un bazar, en el que he encontrado cuencos, vasitos y jarritas de cristal pequeños y a precio de céntimos... (para que luego digan que Montessori es caro...)

En cuanto al qué trasvasar, de nuevo tenemos múltiples opciones. Ya os he comentado las más clásicas: grano grueso (garbanzos, alubias...) y grano fino (arroz, lentejas...), pero podemos trasvasar tapones de botellas, pompones, bolitas de corcho, abalorios para hacer pulseras, botones, macarrones tipo caracola, fideos tipo estrellitas, arena, piedras, gravilla... todo lo que se nos ocurra (o se les ocurra a vuestros peques).

Además de los recipientes y los granos, ayudaría que pudiéramos disponer de una bandejita. Las nuestras son pequeñitas (de esas que venden para los desayunos en la cama en tiendas de decoración), el tamaño es importante ya que deben estar adaptadas al niño para que pueda llevarlas y traerlas cómodamente. Además tienen unas asitas en los laterales perfectas para sus manitas y son de madera (no las usamos para trasvases con agua, solo para trasvases en seco).

¿Y por qué tanto empeño en Montessori con las bandejitas? En primer lugar porque es una manera de delimitar la zona de trabajo, favoreciendo la concentración del niño en la actividad ya que sabe dónde se está desarrollando o debe desarrollarse la acción. En segundo lugar... si utilizando bandejitas vamos a estar una temporada recogiendo garbanzos y lentejas por toda la casa... imaginad si no las usamos 😂😂😂

Para hacer variaciones en los trasvases podemos buscar distintos elementos como unas cucharitas de madera y unas pinzas pequeñas (estas son las de la cocinita de IKEA):



Presentación:

Como venimos avisando... la presentación hay que ensayarla y controlarla antes, sin los niños. Así nos daremos cuenta de posibles dificultades y podremos intentar solventarlas antes de que ocurran.

Además debemos presentar cómo sacar el material y cómo guardarlo para que los niños puedan hacerlo solos siempre que quieran. 

Recuerdo nuevamente que no soy guía Montessori (aunque tengo esperanzas de serlo algún día) y que me estoy basando en estos libros tan chulis para presentar las actividades a mis hijos (viene genial explicado). 

Así que nosotros, lo hemos hecho así:

Los primeros días... presentaremos solo la bandeja. Enseñaremos a los niños cómo llevarla de las asas, recta, caminando con cuidado... y a transportarla desde la estantería de nuestro rincón Montessori hasta su mesita de trabajo. Cuando veamos que tienen destreza llevándola vacía podemos ir probando a poner cosas encima (un cuenco de madera o de plástico al principio y un cuenco de cristal cuando ya dominen el primero)

Ante todo... T-R-A-N-Q-U-I-L-I-D-A-D. No pasa nada si se cae, o si se mueve peligrosamente pero no se llega a caer, o si se cae y se rompe. Debemos transmitir al niño que confiamos en él, en sus capacidades y que practicando lo conseguiremos (los dos, él conseguirá llevar la bandeja y nosotros conseguiremos mantener la calma 😂)

Cuando esté "dominada" la bandeja (tampoco hay que ser megaperfeccionistas) dispondremos la actividad en ella, sobre la estantería Montessori y les diremos a los niños que hemos preparado un material nuevo... "¿queréis que os lo presente?"
    Después les mostraremos cómo llevar el material a su mesa de trabajo. 

    Una vez instalados yo suelo colocarme frente a ellos y hacer las demostraciones "en espejo", es decir, si ellos suelen usar como dominante la derecha, yo utilizaré la izquierda.


    Mencionamos los elementos de la bandeja: "Aquí está tu bandeja de trabajo. En ella hay una jarra vacía (señalamos la jarra) y otra llena de garbanzos".









    Lentamente y en silencio trasvasamos los elementos del recipiente lleno al vacío. Es probable que los niños hagan pequeñas observaciones que podemos aprovechar para generar un pequeño diálogo llamando la atención hacia aspectos concretos, por ejemplo el sonido de los granos al caer.

    Acabamos anunciando que, ahora, la jarra que tenemos en la mano está vacía y la otra, llena. 




    Sacamos las jarras de la bandeja y comprobamos que no ha caído nada fuera. Las volvemos a colocar poniendo ahora la llena en el lado que creemos que es la mano dominante del niñ@.









    Ahora es su turno.

    Cuando acabe le animaremos a volver a hacerlo todas las veces que quiera (el niño, no nosotros...) Seguramente querrá repetirlo por iniciativa propia porque es una actividad que les suele resultar muy gratificante.

    Gracias a la repetición en calma es como mejora sus movimientos.

    Cuando ya no quiera repetirlo más le enseñaremos a guardar el material y dejarlo preparado para la próxima vez que quiera usarlo.

    Y mientras... el ADULTO:

    Debe acompañar al niño: mostrarse neutro, tener paciencia, estar en silencio (evitemos los "muy bien" cuando el niño lo consiga, que el placer del niño sea ver que lo ha conseguido por sí mismo), con actitud calmada y serena en todo momento. No interrumpamos la concentración y el trabajo del niño con nuestros comentarios si éstos no son necesarios.

    Es difícil... porque tenemos que desaprender muchas cosas, pero al menos seamos conscientes de ello para intentar mejorarlo poco a poco.


    ¿Pero y si...?

    ¿...se le cae algún grano mientras realiza la actividad?

    No diremos nada, ellos se darán cuenta (las actividades Montessori están pensadas de esa manera, para que ellos mismos puedan controlar el error). Esperaremos a que terminen de trasvasar y les invitaremos a coger los granos haciendo la pinza con los dedos (recogemos nosotros con ellos y les dejamos dos o tres al final).

    Nosotros nos animamos cantando la canción de "Pica pica pollito" e imaginando que nuestros dedos son el pico del Pollo Pepe (que seguro conocéis).


    ¿...no realiza los pasos tal cual se los hemos enseñado?

    Tampoco pasa nada, nosotros solamente les estamos ofreciendo un modelo, una forma de resolver la actividad. Lo importante es que trasvasen y que practiquen los movimientos respetando el material.

    De todas formas esta es una actividad tan sencilla e intuitiva que en realidad no van a necesitar mucha demostración para saber lo que hacer 😊.

    ¿...yo no realizo los pasos de la presentación tal cual?

    Porque menuda parafernalia lo de la presentación sin ser nosotros guías Montessori ¿no?... Igualmente, no pasa nada. Lo importante es que trasvasen.


    ¿...en lugar de trasvasar lanza por los aires los granos o los recipientes?

    En ese caso, o en el caso de que veamos que no respetan el material de cualquier otra manera, tendremos que analizar la causa: puede que estén cansados, nerviosos, que no tengan alguna necesidad básica cubierta (pis, hambre, sueño...), que no haya un ambiente de calma... o simplemente que no estén aún preparados para esa actividad.


    Es el ejemplo de esta foto... se cansaron de trasvasar (llevaban ya un buen rato...) y decidieron ponerse a lanzar lentejas al aire como si no hubiera mañana... sigo recogiendo lentejas desde aquel día en todas las estancias de la casa 😂.

    Si esto pasa, lo mejor es que nosotros, como adultos, mantengamos la calma. Yo primero les hago un recordatorio: "recordad que tenemos que respetar el material", si aún así no se ha solucionado, les explicamos que cuando estén calmados o cuando estén preparados lo volveremos a intentar. Recogeremos el material y se lo volveremos a presentar más adelante.

    Sin enfados, sin gritos, sin reproches... recordemos que el ritmo lo marca el niño. 


    Conclusión

    Como decía antes, así explicado parece algo súper complicado, pero no lo es, así que os animo a probarlo, aunque no tengáis bandejitas, aunque no tengáis recipientes iguales... probad a ofrecer a vuestros niños unos trasvases con lo que tengáis por casa y cuando veáis lo que disfrutan con ello... seguro que os animáis a ir ofreciendo más y mejor 😉.

    A mis niños desde luego les encanta, solo quieren trasvases de todas las actividades que les ofrezco. Para calmarse, muchas veces, les ofrezco también hacer trasvases... y se relajan y se desenfadan, de verdad que es una maravilla. Además... ¡veo tantos avances tanto en R como en S! Es que es una actividad GRATIFICANTE en todos los sentidos.

    Y eso sí... recordemos que no sirve de nada ofrecerles trasvases para que practiquen el movimiento y luego no permitir que se sirvan la comida solos si nos lo piden, o que echen azúcar en vuestro café, o que se sirvan ellos mismos la leche o el agua... Al principio seguro que derraman algo pero... a mí se me sigue cayendo el azúcar a veces también 😂.

    Así que, antes de ofrecerlos, pensad si como adultos estáis dispuestos a permitirlo, a recoger lentejas, garbanzos o azúcar y a mantener la calma (o intentarlo) mientras los niños realizan la actividad.


    Y me callo ya... que menudos dos últimos post!!!

    ¡¡Estoy deseando que lo probéis y me contéis vuestras experiencias!!


    ¡No te pierdas nada!

    Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
    y en Facebook @conSdeMama
    Suscríbete al blog y deja tu correo para que te lleguen todas las novedades
    Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable





    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

    Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

    DIY CASCO DE ASTRONAUTA

    ¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

    POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

    Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende