Ir al contenido principal

Síntomas... ¿de las primeras semanas de embarazo?


Nos quedaban quince días justos para los exámenes y era la última semana de vacaciones de J. Las fiestas habían terminado y teníamos que ponernos a estudiar a tope, en nuestra mesita del salón, pegados literalmente a la calefacción para no morir de frío, uno enfrente del otro, haciendo trabajos con los ordenadores.

Había que estudiar pero... ¡me moría de dolor! Ya habían pasado cuatro días y, ni me había bajado la regla, ni habían parado los dolores, ni siquiera hacía efecto la manta eléctrica ya. Como estaba delante del ordenador, no pude resistirme a la tentación. Abrí Google y escribí en la barrita: "Síntomas de las primeras semanas de embarazo". Podría parecer que a pesar de mis luchas me había obsesionado, para mí era imposible que en la primera semana de embarazo se pudieran notar los síntomas, pero Google me haría salir de dudas. Os animo a hacerlo y veréis qué sale: en las primeras semanas de embarazo se agudiza el olfato (he ahí el famoso conejo al ajillo que me perseguía en Reyes) y puede haber dolor abdominal similar al de la menstruación, debido a que las paredes del útero están empezando a dilatarse para acoger a la criaturita... ¡claramente tenía que estar embarazada!

¡Qué emoción! ¡Siempre había querido ser madre joven! ¡Era lo mejor que me podía pasar! Me moría de ganas de gritar y contárselo a todo el mundo, pero me pudo la prudencia (creo que por primera vez en la vida) y pensé esperar de nuevo a ver si ese fin de semana me bajaba o no el periodo. Había que guardar silencio y hacer como si nada. Teníamos que estudiar. 


Llegó el día previsto para comenzar un nuevo ciclo, pero no ocurrió lo que tenía que pasar. Esperé al domingo, y tampoco. Entonces me acerqué a una farmacia y pedí un test de embarazo por el que me soplaron 14 euros... ¡14 euros por una tirita que solo sirve para una vez! Era un robo pero no me quedaba más remedio, tenía que salir de dudas.


J empezaba a trabajar al día siguiente, así que en cuanto se fuera, me haría el esperado test. Así fue, me hice el test después de leer las instrucciones de arriba abajo, no había posibilidad de un segundo intento así que tenía que hacerlo bien a la primera. Procurando atinar, atiné. La próxima vez lo haré con un vasito de plástico... pero esto son cosas que aprende una después. Había que esperar los tres minutos más largos del mundo. Tenía ganas de gritar, pero me contuve... Dos rayitas rosas era positivo, una o nada, negativo.

Tic tac tic tac... y pasaron los tres minutos... ¿Una raya y media? ¡No ponía nada en las instrucciones de una raya clarísima y otra que apenas se veía! Y no podía ser negativo porque tenía todos los síntomas de que estaba embarazadísima. De nuevo Google tenía las respuestas. Escribí mi pregunta en el buscador añadiendo al final la marca del dichoso test y encontré lo que buscaba: a veces la segunda rayita puede ser muy tenue, pero aunque solo sea un esbozo el test es...¡¡¡POSITIVO!!!

¡Sí!!!! ¡Estaba embarazada! ¡Iba a ser mamá! Pero tenía que seguir guardando silencio, J debía ser el primero en enterarse de la noticia, y con los exámenes a la vuelta de la esquina y lo nervioso que estaba... decidí esperar al final de los exámenes para decírselo. Mientras mi pequeño y yo empezaríamos a conocernos en secreto.

Como era de suponer ese día me fue imposible estudiar. Me vi unas tres veces el documental "En el vientre materno" del National Geographic, descubrí un montón de madres bloggeras que hacían vídeos y tutoriales sobre un montón de cosas relacionadas con la maternidad, y cada vez me contagiaba más y más de la ilusión de ser mamá. ¡Siempre había querido ser mamá! ¡Iba a ser mamá! Iba a sentir a mi pequeñito creciendo dentro de mí, iba a ver cómo día a día crecía mi preciosa barriguita, iba a comprar un montón de ropita, a hacer otro montón de ropita y de cositas para mi niña (porque yo estaba convencida de que iba a tener una niña, siempre había querido niñas), iba a hacer una lista de nombres... ¡pero había que aprobar primero el semestre y tendríamos que terminar la casa lo más rápido posible!

Iba a muchas cosas... y ese mismo día hubo una que ya no pude hacer: comerme mi sándwich de salmón ahumado con espárragos... mmmm ¡qué rico iba a estar! ¡Pues no! Se me ocurrió buscar la lista de alimentos prohibidos durante el embarazo... ¡adiós salmón!

Pero era lo de menos, "todo por la salud de mi pequeñita", pensaba alegremente en esos momentos, sin ser consciente de cuán largos pueden llegar a ser nueve meses...

Y vosotras ¿notasteis esos síntomas de las primeras semanas de embarazo?


¡No te pierdas nada!

Suscríbete al blog y deja tu correo para que te lleguen todas las novedades
Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
y en Facebook @conSdeMama
Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable



Comentarios

Entradas populares de este blog

ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

DIY CASCO DE ASTRONAUTA

¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende