Ir al contenido principal

Todo comenzó... cuando acabemos los exámenes


Supongo que para que se entienda lo que estoy viviendo ahora, tengo que empezar un poco por el principio y ya que objetivamos un poquito la maternidad, lo hacemos también con el embarazo...

Todo comenzó hace exactamente cuatro años, el 13 de diciembre de 2014, día en el que J y yo nos casamos... ¡por fin! Fue un día maravilloso, llenísimo de regalos por todas partes y, como dice mi abuela A, tuvimos una boda de las de "nudo en la garganta". Lo cierto es que nunca nos cansaremos de dar gracias por aquel día. 

Pero esto no trata de bodas así que, de momento, no daré más detalles sobre el asunto. La cuestión es que nos casamos quizá empezando un poco la casa por el tejado, como dirían algunos, pero no podemos negar que era el momento. Como J y yo somos así, estuvimos preparando el gran día hasta el último momento (literalmente). La cuestión es que nos encanta hacer las cosas nosotros mismos, o dicho de otro modo, disfrutamos complicándonos la vida por gusto... así que nos habíamos ocupado de todo lo relativo a la boda, pero nuestra casa estaba completamente vacía; bueno, vacía no, llena de cajas. Teníamos la cama, la mesa de mi antiguo cuarto y dos sillas de terraza que pedí a mis padres que me trajeran el día de después, (por eso de poder sentarnos a comer "y tal"), y por supuesto, ideas, muchas ideas de cómo queríamos decorar nuestra recién estrenada casita. 

La verdad es que eso sí que lo recuerdo precioso. Después de la cansada boda, llegamos a casa al día siguiente, fuimos a misa porque era domingo, compramos algunas cosillas (como el desayuno XD) y pedimos chino para cenar, en platos de plástico claro. Algunas de las cosas básicas (como gel de ducha) que teníamos, se las debo a la "experienciada previsión" de mi abuela E, que días antes me hizo uno de sus regalos de boda: una caja con papel higiénico (vaya... ¡no habíamos caído en que lo necesitaríamos al entrar en casa!), gel de ducha, un botiquín completo, una escoba, una fregona y un recogedor... y muchas cosas más que nos ahorraron el tener que salir a buscarlas ese día que tan cansados (pero contentos) estábamos. 

Bien, cenamos (sin quitarnos los abrigos porque hacía más frío que en la calle), preparamos nuestra maleta para la luna de miel y a dormir. Nunca se me olvidará ese día: la mesa con la cena en el salón, las sillas de terraza... y nada más. ¡Qué maravilla empezar así! 

Resumiendo... nos fuimos de luna de miel a Disney Land París (una historia también preciosa, de cuento de hadas, pero que ahora no toca XD), solo una semana porque queríamos estar de vuelta en Nochebuena, aunque como nunca nos habíamos ido de viaje juntos y solos, nos dio lo mismo que fuera tan corta porque disfrutamos muchísimo. Al volver... Nochebuena, Navidad, Año Nuevo... cenas y más cenas, por lo que no tuvimos tiempo de comprar muchos muebles para nuestra casita, que ya contaba con un misterio que nos había pintado mi tía K y el árbol de navidad que nos regaló mi abuela A, sin bolitas eso sí, pero ahí que lo pusimos. 

Puede parecer que las celebraciones familiares no eran ocupación suficiente como para no dejarnos decorar nuestra casa con todas esas ideas que digo que teníamos (hacer dibujos en las paredes, decorar una cómoda con decoupage, hacer manteles, colgar las cortinas, pintar nuestro propio cabecero...), pero a estas idas y venidas había que sumarle algo muy gordo: los exámenes de Enero estaban a la vuelta de la esquina, y teníamos apenas dos semanas para hacer el trabajo y los trabajos que no habíamos hecho durante el primer trimestre por estar preparando la boda. No podíamos perder el cuatrimestre así que los ratos en los que estábamos en casa nos dedicábamos a estudiar como nunca.



Nuestros proyectos e ideas de decoración tendrían que esperar, ya nos pondríamos a vaciar cajas y colocar armarios... "cuando acabemos los exámenes".


¡No te pierdas nada!

Suscríbete al blog y deja tu correo para que te lleguen todas las novedades
Síguenos en Instagram @con_s_de_mama 
y en Facebook @conSdeMama
Búscanos en Madresfera a través de la insignia del menú desplegable



Comentarios

Entradas populares de este blog

ENROSCAR Y DESENROSCAR (ACTIVIDADES DE VIDA PRÁCTICA MONTESSORI)

Cuando hablamos de las Actividades Montessori de Vida Práctica os comenté que después de observar a R y S y reflexionar sobre sus posibles intereses, sus necesidades y el Periodo Sensible en el que se encontraban, habíamos visto que un par de actividades que podían dar respuesta a todo eso eran los trasvases (para S) y enroscar y desenroscar tapas (para R). De los trasvases ya hablamos aquí (1ª parte) y aquí (2ª parte), así que hoy quiero contaros cómo hemos planteado la actividad de Enroscar y Desenroscar. ¿Por qué hemos planteado esta actividad? ¿Qué necesidad/interés resuelve? Esta actividad la hemos preparado principalmente para R , pero al igual que los trasvases (que eran para S pero R también quería hacerlos) hemos acabado preparando otra igual, en esta ocasión, para S.  Él tiene dominadísimo lo de enroscar y desenroscar (porque desde pequeño le gustaba también practicarlo), pero como los dos están atravesando un momento muy intenso de "quiero lo

DIY CASCO DE ASTRONAUTA

¡Por fin! Después de mucho experimentar, fallar, repensar y volver a intentar, hemos conseguido hacer un casco de astronauta que cumple con nuestras expectativas 😂 (las de S y mías quiero decir). Como sabéis, S quiere "viajar a la luna" y no podía salir de su nave sin su traje , su mochila de oxígeno y por supuesto sin su casco espacial .  Antes de ponernos manos a la obra, estuvimos inspirándonos con fotos y otros tutoriales de Internet (veréis que hay muchos) pero ninguno terminaba de convencernos. S quería un casco que fuera grande , como el de los astronautas de verdad (o más, porque por él habría sido mucho más grande aún), que tuviera pantalla (en los tutoriales que encontrábamos no hacían la pantalla del casco, dejaban el hueco) y que fuera duro por si caían meteoritos 😄... pero que además fuera cómodo y no se le moviera al saltar como los astronautas...  Así que, si ya de por sí construir un casco de astronauta es "un poquito complicad

POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE NUESTROS HIJOS SE VISTAN SOLOS (MONTESSORI PASO A PASO)

Como veis, entre Satélites y astronautas , no nos olvidamos de nuestro propósito de acercar la filosofía Montessori (un poco a nuestra manera) a nuestra casa.  Ya os hablaba de esta intención a raíz de unos libros maravillosos que me trajeron los Reyes Magos, y os conté cómo habíamos intentado ponerlo en práctica a través de las rutinas diarias , ya que habíamos visto que era lo más sencillo a la par que importante.  Pero ¿por dónde empezamos? Si recordáis, en esta infografía veíamos que lo primero era seleccionar una rutina. Ya que tenemos bastante dominadas las rutinas del aseo personal en el baño , hemos decidido continuar por las rutinas relacionadas con vestirse o desvestirse .  Ahora os cuento nuestros porqués más importantes (los top, obviamente hay más, pero ya os los iremos contando) . ¿Por qué creemos que es importante que se vistan solos? Por supuesto... desarrollan su autonomía: Ya sabemos que en Montessori una de las cosas que se pretende